martes, 19 de julio de 2011

LA EDUCACIÓN PÚBLICA ES QUIETA Y CHARLATANA

Por Carlos Villacorta Valles

La educación pública es quieta y charlatana.

 La educación en general, es un activo proceso social, sobre todo la que se lleva a cabo en las calles. Pero, cuando entra en las instituciones educativas y en las aulas, se la controla desmedidamente, se la curriculiza y reglamenta según intereses económicos, se vuelve administrativa y sólo habla la teoría.

 En el Perú por ejemplo no tiene vida propia. Está sujeta a las veleidades de los gobernantes de turno. Actualmente está en proceso de municipalización porque dizque en Finlandia es un éxito, pero, en Chile y Argentina es un fracaso. Curiosamente se la decreta como piloto en tres etapas: Inicio, expansión y generalización. Se inició el 2007, el 2009 debe expandirse y el 2010 debe generalizarse, es decir abarcar todos los colegios (Eso no ha sucedido). Como es piloto debe evaluarse y analizarse, nada de eso tampoco sucede. Sólo se ve la cuestión administrativa. 

Y, la educación pública sigue quieta y charlatana. 

Es lo que pretendo iniciar el debate en este interesante y fundamental blog. Ahora te lo repito con algunas metáforas. Tal y como me lo dijeron una niñita y un niñito con un solo té desayunados asistiendo a sus clases. Lo que he visto cada mañana en la escuela y veo en las calles. Lo que no pude hacer porque choqué con él sistema. Mis ánimos y mis desánimos. Tal y como me lo dictan las neuronas libres de mi mente. ¡Oh hermosa libertad, sin ti no somos nada! Tantas cosas calladas. Por eso escribo y genero este debate,  compaginando poco a poco; penetrar en la oscuridad del mundo y explotar en su interior, para que la educación hable por su boca. El aprendizaje y la enseñanza están enjauladas, se dan en verdaderas aulajaulas y escuelajaulas.

Producen lo contrario de lo que predican. El principal problema de la educación es la completa contradicción entre el currículo y la vida cotidiana. Nos aleja de la real sociedad y nos pinta un cuadro falso de la misma. Por eso es quieta y charlatana.

No pretendo originalidad, sólo insistir en algunos temas para el debate que siga aclarando el problema de la educación; sensibilice a la mayoría de los maestros, padres de familia y a nuestro pueblo en su conjunto, nos ligue a él y actuemos activamente, decididamente y comunitariamente. Con conocimiento y firmeza, retomando algunas ideas, principios y acciones, sacando lecciones de los errores, volviendo a repasar conceptos y teorías para aplicarlos a nuestra realidad para transformarla.

 Lo pedagógico debe ser un permanente repaso de nuestra práctica.
Una práctica colectivizada. La práctica educativa colectivizada es superior a la práctica individual. En especial cuando hay traspiés. Cuando el sistema apabullante, con su monarquía educativa nos golpea sin piedad y nos limita los medios para expresarnos. Mata nuestra curiosidad, nos vuelve rutinarios y nos mantiene en silenciosa quietud. Un silencio nada edificante al charlatanerismo educativo que sometemos a nuestros alumnos. ¡Ojo! Ningún silencio es inocente. A mi juicio, con el presente debate, busco rescatar algunas ideas sociales, educativas y culturales centrales; partiendo de propuestas conocidas y que nos dan una visión integral de nuestra realidad y que están vigentes y tan frescas como los ensayos de José Carlos Mariátegui y tan crudas como los escritos de José María Arguedas y César Vallejo.

La quietud de hoy, es indudablemente el movimiento del mañana. Casi me es imposible escribir con alegría, lo que necesitamos con angustia y gritos en educación. En estos tiempos en que el valor de la palabra o el significado de las mismas se distorsionan. Se reemplaza una por otra para defender y mantener intereses. Donde se ataca en forma difamante a las personas y no a las ideas; donde elegir ser maestro es escoger el espacio bañado de la indiferencia y hay que aprender a morir en la más absoluta miseria, porque el sistema te explota y exprime y te vota luego como chatarra vieja al desolado y paupérrimo destierro de la jubilación. Pobres viejitos en un país como el Perú. Por ello, es de gran responsabilidad de los maestros, o vivir en los extremos de la fatalidad o luchar por nuestra redención. Ser maestro no es sólo una forma de vivir, sino una forma de luchar por la libertad. (Espero que entres al debate o al diálogo y rescatemos juntos la educación)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada